Sobrasada


Por

El pleno del Ayuntamiento de Ibiza, basándose en las investigaciones del periodista Nito Verdera, avala la teoría de que Joan-Cristòfor Colom fue un xuetó nacido en Ibiza y criado en Mallorca. El descubridor de América nació, para algunos, en la isla del Acid House y las drogas de diseño, no muy lejos de la discoteca Beit Pachá.

El almirante ocultó sus orígenes conversos para poder financiar sus viajes por mar y facilitar con ello el contrabando de sobrasada. Joan-Cristòfor estableció una red de distribución ágil para sus tiempos. De las Américas importaba pimentón para embutirlo con carne en tripa. Así, el embuchado maduraba en las carabelas con destino a Sefarad.

484892w300

Este estupefaciente, rojizo como el jaspe, fue durante la era colonial una vacuna contra la tristeza, la devastación y las epidemias hasta el punto que nadie pudo frenar su uso a menudo abusivo.

Los exégetas bíblicos la declararon impura pero su prohibición jamás pudo concretarse. La prueba es que desde Estrasburgo hasta Argel se distribuyeron grandes alijos por la vía del mercado kosher. Monstruos legendarios de América del Sur 01Los Mayas, esto hay que contarlo, a la primera ocasión cayeron en el delirio y revistieron el fiambre con un delantal de harina y tamal. Durante la Revolución Francesa grupos de insurrectos tiñeron el brie de sobrasada balear. Un poco más al sud y bastante peor parados, los mineros asturianos tuvieron que adulterarla con un chorrete de su elixir nacional, la fabada.

En fin, los pueblos del mundo unidos por la charcutería se rebelaron contra la morbidez del maíz y de la panceta y tomaron rumbo hacia la modernidad. Se impuso el capitalismo y con ello la llegada de firmas  tales como Pans-and-Company, Taco Bell e Intel Telecom… y todo gracias a Joan-Cristòfor y su estupenda sobrasada.

Dedicado a los mallorquines por el mundo, Didier y Arnau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *