Quién querría ser Max Cahner


Por

Pocos intelectuales han hecho tanto en tan poco tiempo por una nación, su cultura y su lengua, como Max Cahner i Garcia, lo ha hecho por Catalunya.

Max Cahner ha fallecido hoy y como siempre ocurre, recibirá multitud de premios a título póstuma, como la “Medalla d’Or de la Generalitat de Catalunya”, quizás también el nombre de alguna calle, o si tuviésemos unMAX CAHNER panteón de los ilustres, al igual que se estiló en la Francia revolucionaria, una efigie de su figura. ¿Qué significa?, ¿El recuerdo?

De Max Cahner, es bien conocido por todos que participó en el movimiento estudiantil antifranquista, que impulsó junto a Ramon Bastardas la nueva época de la revista Serra d’Or y en 1961 la creación de Edicions 62 (básica en la normalización del catalán en las ediciones escritas), o diez años más tarde Curial Edicions Catalanes; que contribuyó a la promoción de la Gran Enciclopèdia Catalana, y que fue redactor y presidente ejecutivo del diario Avui; o en su interesante vida política, que fue uno de los fundadores de Convergència Democràtica de Catalunya, y entre 1980 al 1984 (en el primer gobierno de Jordi Pujol) Conseller de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya.

Pero poca gente sabe que se licenció en ciencias químicas por la Universitat de Barcelona simplemente para complacer a su padre, cuando su auténtica pasión eran las letras; que su padre, Max Emanuel Cahner i Bruguera, había emigrado a Alemania antes de la Guerra Civil Española junto a su esposa, país donde nacería él, y país del que se verían obligados a huír de nuevo hacia España en 1937, por la persecución de personas de origen judío. Y tampoco sabe mucha gente que su entusiasmo en la reconstrucción de la cultura de Catalunya, no se quedaría en un juego de despachos y burocracía política, sino en hacer el trabajo que fuese necesario para convertir en realidad un sueño, desde ordenar la compra de un clavo, hasta orientar una bombilla en la organización de una exposición; todo un trabajo incansable para la creación y reconstrucción de instituciones culturales catalanas como el Arxiu Nacional de Catalunya, la Filmoteca de Catalunya, el Teatre Nacional de Catalunya y el Auditori, el Centre d’Art Santa Mònica o las bases de la red de bibliotecas, museos y archivos, así como, la promoción de la Llei de normalització lingüística i els mitjans de comunicació públics catalansTV3 y Catalunya Ràdio, ente otras muchas cosas.

Max Cahner: Lástima no haberte conocido y poder haber aprendido al lado tuyo. Una vida y obra de la que siempre tendremos envidia algunos.

2 pensamientos en “Quién querría ser Max Cahner

  1. xavier
    17 octubre, 2013 a las 9:35

    Tuve la suerte de tratarlo durante unos años. Hay muchas anécdotas que te gustaíia saber de él. 🙂

    1. Carles Basteiro-Bertolí
      17 octubre, 2013 a las 10:03

      Uaohhh!!! eso si que es un privilegio. Sería interesante conocer esos detalles que hacen real y única una personalidad como la suya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *