La Jornada Europea de la Cultura Judía: Símbolo del despertar de la cultura judía en Europa.


Por

Antes de la Segunda Guerra Mundial, más de siete millones de judíos vivían en Europa Central y Oriental. Las comunidades judías vivieron en este amplio territorio de la Vieja Europa durante siglos, desarrollando una cultura propia intensamente relacionada con la de sus vecinos. Los registros nos hablan de miles de ciudades y pueblos con población judía, lo que atestigua el establecimiento y uso de espacios comunitarios propiamente judíos, como cementerios, sinagogas, centros deportivos, teatros, etc. Más de ochenta años después no quedan ni rastros de muchos de aquellos espacios, resultado de la aniquilación sufrida durante el Holocausto, que acabó reduciendo a cenizas el patrimonio tangible e intangible de aquellos judíos europeos.

Hace casi viente años, allá por el 1999, nacía una iniciativa para combatir el olvido y dignificar el patrimonio judío europeo, se trata de las Jornadas Europeas de la Cultura Judía, que este año celebra su 19ª edición. El objetivo fundamental de este evento de alcance europeo es poner de relieve la diversidad y la riqueza del judaísmo a lo largo de todo el continente, con la firme intención de promover el diálogo, el reconocimiento y el intercambio a través de conferencias, conciertos, actuaciones, visitas guiadas y otras actividades, que se desarrollan simultáneamente en todo el continente.

La EDJC es el reflejo de una verdadera revolución en el ámbito de la cultura, que por primera vez pone en el centro de la atención a los ciudadanos, las comunidades y el territorio, al tiempo que califica expresamente al patrimonio cultural como agente de desarrollo sostenible, premisas que emergen de la Convención de Faro. La EDJC pretende poner en práctica los principios de la Convención de Faro, haciendo hincapié en los aspectos importantes del patrimonio en lo que se refiere a los derechos humanos y la democracia. Y es precisamente el compromiso con estos valores y la implicación de todo tipo de agentes culturales y sociales en las diversas ediciones los que han convertido a la EDJC en un referente a nivel Europeo.

El éxito de la EDJC radica principalmente en la participación e implicación de un número cada vez mayor de agentes locales, ayuntamientos, entidades públicas y privadas, profesionales y colectivos culturales coordinados por la AEPJ. Por ejemplo, el año pasado, más de 420 ciudades de 28 países europeos se unieron a las jornadas, con la participación de más de 179,000 personas.

La gran variedad y originalidad de las actividades programadas constituye uno de los principales atractivos del programa de las Jornadas. A través de las visitas guiadas, conferencias y exposiciones, demostraciones, degustaciones, teatralizaciones, conciertos, mesas redondas y coloquios y talleres familiares, el programa de la EDJC brinda a la ciudadanía durante el mes de septiembre una amplia oferta cultural que ocurre simultáneamente en más de 420 municipios a lo largo de Europa, lo que hace de este programa una cita ineludible en el calendario cultural del mes de septiembre.

Uno de los valores que caracteriza las Jornadas es la implicación y participación de un gran número de entidades, asociaciones y grupos en la organización de las mismas: colectivos culturales; de difusión y defensa del patrimonio natural y cultural; comunidades judías, museos, instituciones públicas, toda una serie de colectivos que aportan una visión propia, desde su ámbito de actuación y que aportan nuevos enfoques y miradas al territorio.

Esta 19ª edición las jornadas además cobra aún más sentido que nunca por el auge desmesurado de la extrema derecha en Europa. Frente a esta seria amenaza, y en reacción al aumento del antisemitismo, la EDJC se postula como firme defensora de la diversidad y la convivencia. En este sentido, la promoción del patrimonio cultural judío, como parte integrante del patrimonio cultural europeo, nacional y local, es un factor clave para evitar que los estereotipos antisemitas y los prejuicios arraiguen y aumenten la resiliencia contra la intolerancia.

19 años de compromiso con la difusión del patrimonio cultural judío europeo.

EDJC celebra este año la 19 edición, una campaña de puesta en valor del patrimonio cultural, con una trayectoria consolidada en el territorio europeo y con una participación creciente de agentes locales y comarcales implicados en la organización de actividades y que se ofrecen al público durante el mes de octubre.

En este sentido, se pretende dar continuidad a la línea iniciada años atrás por la AEPJ, esto es, implicar también a las “Comunidades patrimoniales”, en la promoción del patrimonio cultural en el continente europeo, en sintonía con el Consejo de Europa y la ya mencionada Convención de Faro del 2005, que aboga por una nueva práctica de gestión compartida del patrimonio, centrándose ya no tanto en los bienes en sí mismos, sino el potencial que tiene el patrimonio (material e inmaterial) en el conjunto de la sociedad.

Objetivo 2018: Año Europeo del Patrimonio Cultural

La EDJC se suma a los actos de celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, una iniciativa aprobada por el Parlamento Europeo con la que se quiere promocionar la herencia cultural europea, sensibilizar acerca de la historia y los valores comunes apostando por el patrimonio como recurso imprescindible para nuestro futuro, por su valor educativo y social y su considerable potencial económico.

Las Jornadas Europeas de la Cultura Judía: una iniciativa en constante crecimiento.

Como cada año, se elige un tema específico para vincular las diferentes iniciativas que tendrán lugar en Europa. Hoy en día, Storytelling es una herramienta de vanguardia en las estrategias de difusión del patrimonio histórico, convirtiendo esta iniciativa en una gran oportunidad para explorar diferentes áreas del patrimonio europeo judío tangible e intangible.

La tradición oral es, sin duda, una constante en la historia y la imaginación colectiva del pueblo judío. Desde el enfoque bíblico, pasando por las historias folclóricas de la rica comunidad local, hasta las historias de las migraciones contemporáneas, las historias forman un mundo que pide y merece ser explorado y descubierto.

Hoy, más de un millón de judíos viven en Europa. Son una parte integral de la Europa multicultural, participantes activos en casi todos los aspectos de la vida cívica y pública de sus países. Las contribuciones judías a las artes y las ciencias continúan sin cesar en Europa. Sin embargo, la memoria del siglo XX aún persiste, lo que aumenta la necesidad de tolerancia continua y entendimiento mutuo entre las comunidades judías y sus vecinos.

El año pasado, más de 420 ciudades de 28 países europeos se unieron a las Jornadas Europeas de Cultura Judía, con la participación de más de 179,000 personas. Este programa está coordinado por AEPJ, la Asociación Europea para la Preservación y Promoción de la Cultura y el Patrimonio Judíos, con la colaboración de la Biblioteca Nacional de Israel, y gracias a las iniciativas y el trabajo de los municipios, las comunidades judías, los museos y los centros culturales en todo Europa. Toda la información sobre el día se puede encontrar en el siguiente enlace:

Días europeos de cultura judía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *