La mirada de Frida


Por

Siempre me ha llamado la atención una frase de Frida Kahlo en la que se auto-describía como una artista que pintaba su propia realidad. La reflejaba como la veía, y por lo tanto no podía considerarse surrealista, en contra de la opinión que algunos tenían cuando clasificaban su trabajo. Supongo que este es uno de los errores que se cometen al  contemplar sus cuadros por primera vez, se confunde su percepción “real”, con el producto onírico del surrealismo que refleja el panorama del inconsciente.

Sea como sea, parece que no existe forma más honesta de definirse como artista, y ésta es la de concebirse como alguien que rehuye encarcelar su forma de expresión, y encasillarse en una determinada corriente artística.

Por ello, creí que el arte debería ser eternamente libre como lo era ella: libre, sin estar sujeto a tendencias que marcan una forma concreta de proceder. Crear tendría que ser la voz de nuestra conciencia íntima y en consecuencia también social.

La primera vez que vi la obra de Frida yo era pequeña, su trabajo, desde entonces, siempre lo he tenido en la mente y lo he llevado conmigo, en mi foro interior, ha estado presente como referente de libertad personal y artística. ¿Qué mujer podía retratarse a sí misma con trazos tan alejados de los cánones de belleza femenina… plasmando el entrecejo y vello facial?… aun así era bella y su mirada parece decir a través de sus pinturas que poco le importa lo que pienses de ella. Porque así es Frida des del principio hasta el fin.

El primer decálogo de un artista es impactar en la conciencia de las personas, como lo hizo hace tiempo su obra conmigo.

Autorretrato con mono

Autorretrato con mono

Parecía honrarse de lo que íntegramente era. Alguien valiente de asumir los riesgos de la libertad. ¿Realmente hay tantos artistas que muestran sus propios impulsos tal y como son?, a menudo, solemos apartar nuestros propias motivaciones y personalidad para dar paso a lo que está establecido, despreciando lo que aflora de nosotros. Así que observando a Frida con atención, y dejando al margen la calidad de su técnica pictórica, se puede apreciar claramente que se enorgullecía de factores que muchos en su época, (e incluso en la actual), hubieran dejado de lado; nunca ocultó su origen indígena (por parte materna), al contrario, lo llevaba con el orgullo que se merece y gracias a ello, el mundo ha tenido el placer de conocer la belleza de los vivos colores de México, que inmortalizó en su trabajo.

Hay una cierta confusión en las raíces paternas de Frida, puesto que se dice, sin saberse a ciencia cierta, que su padre Guillermo, era judío. De él, según cuenta ella, heredó su mirada… como artista, puesto que era fotógrafo. De él, realizó un sentido retrato, con su cámara fotográfica de fondo, señalando de dónde procedía su naturaleza artística. Debajo del cuadro Frida escribió:

“Aquí pinté a mi padre Wilhelm Kahlo, de origen húngaro-alemán, artista-fotógrafo de profesión, de carácter generoso, inteligente y bueno, valiente porque sufrió durante sesenta años de epilepsia pero nunca se rindió trabajando y lucho contra Hitler, con adoración, Su hija Frida Kahlo”.

Tal vez Guillermo, o Wilhelm, como quiso nombrarlo en esta dedicatoria, era judío, y si no lo fue, el rumor se propagó de forma consciente para distanciarse del nazismo.

Algo que también cabe remarcar de Frida Kahlo es el uso que hacía del arte. Indudablemente se servía de éste para sublimar el profundo dolor físico y emocional que sufrió en su vida: su enfermedad, su accidente, las relaciones tortuosas con Diego Rivera, sus abortos. A través de la pintura, plasmando su sufrimiento glorificaba su dolor hasta que desaparecía y tal vez, de esta forma, lo vivido alcanzaba sólo a ser un mal recuerdo que por lo menos no le impedía seguir adelante con su vida, a pesar de todo.

A colación de esto, a muchos les suena que estuvo postrada en una cama durante un tiempo, pero como decía ella: «Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?».

Larga vida a Frida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *