La chaise-longue victoriana


Por

Hace unos días leí el libro “La chaise-longue victoriana” de Marghanita Laski (1915-1988), una escritora británica nacida en el seno de una prominente familia de intelectuales judíos. Se trata de una de aquellas novelas que muchos lectores coincidirán en calificar como “raras”. Así pues, ya lo saben, si no les gustan las pesadillas no se tomen la molestia de leerla, pues hay que estar preparado para sumergirse en el mundo febril y opresivo que nos presenta la autora.

2014-05-29 foto

Sin embargo, guste o no guste, creo que es una excelente novela y que, como mínimo, vale la pena saber que existió una escritora judía llamada Marghanita Laski (nacida Esther Pearl Laski), una de esas escritoras brillantes caídas en el olvido y que la editorial Automática ha tenido el acierto de rescatar.

El abuelo paterno de Marghanita Laski fue Nathan Laski (1863-1941), un comerciante judío de origen ruso establecido en Inglaterra, líder comunitario y presidente honorario del Consejo Judío y del Comité Sionista Central. Tuvo dos hijos, Harold Laski (1893-1950), destacado intelectual y político de ideología socialista, y Neville Jonas Laski (1890-1948), padre de Marghanita Laski, distinguido jurista, co-director del Comité Administrativo de la Agencia Judía por Palestina y vice-presidente de la Asociación Anglo Judía.

Por parte materna, el abuelo de la autora fue Moses Gasner (1856-1939), judío procedente de Rumanía y considerado un erudito dentro de la Comunidad Judía Sefardita de Londres. Su especialidad académica fue la lingüística hebrea, aunque también fue un eminente estudioso de la literatura rumana. Fue el padre de Jack Gaster (1907-2007), un ferviente político británico de ideología comunista, y de Theodor Gaster (1906-1992), líder comunitario y reconocido biblista, sumeriólogo e historiador de las religiones.

Ahora que les he presentado escuetamente a la familia (si buscan por su cuenta verán cuán influyente fueron dentro y fuera de la Comunidad Judía), iré a lo que iba y les hablaré de la novela.

“La chaise-longue victoriana” es una novela de terror con tintes góticos que nos narra la historia de Melanie, una joven alegre que durante su embarazo ha enfermado de tuberculosis, razón por la que debe permanecer largos meses aislada en su dormitorio. Tras una mejoría de su estado general, el médico autoriza su traslado al salón de la casa donde podrá reposar en una horrible chaise-longue victoriana que ella misma adquirió en un anticuario.

Llegado el momento, Melanie se traslada al salón y echa un sueñecito en su chaise-longue. En cuanto despierta, el ambiente apacible que hasta ahora había regido la vida de la enferma se ve fatalmente perturbado y la novela se convierte en un angustioso relato de terror psicológico. Por lo visto, la chaise-longue no era una tumbona cualquiera, pues parece estar hechizada y ser capaz de producir terribles encantamientos. Melanie despierta en la Inglaterra victoriana, en una sala desconocida, rodeada de gente lúgubre que no parece quererle ningún bien. Entra entonces en un estado febril, de confusión y enajenación, en el que trata de comprender qué ha sucedido y buscar desesperadamente a alguien que pudiera ayudarla.

Por mi parte, ya no les explico más. Cómo sigue y cómo acaba la historia, eso tienen que descubrirlo ustedes mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *