El Pajillero


Por

El libro de esta semana es, cuando menos, un libro transgresor. No albergo la menor duda de que a más de uno le parecerá incluso de mal gusto. Es normal, pues el autor, Edgar Hilsenrath, no se corta ni un pelo a la hora de hablar con todo lujo de detalles sobre sexo, putas, pollas tiesas y pollas flácidas, todo ello en un ambiente de extrema miseria y valiéndose casi siempre de un lenguaje vulgar y provocativo. El título no pretende encubrirlo en absoluto: “Fuck America”.

2014-06-12 portada

Pero no es sólo eso, Lo más insólito es que el autor usa un lenguaje y unos motivos tan provocativos para contarnos una historia cuyo trasfondo es en realidad muy serio: en primer lugar, la tragedia de los judíos en el Holocausto y, en segundo lugar, la tragedia de los emigrantes, entre ellos muchos judíos, que quisieron rehacer sus vidas en los Estados Unidos de América.

La novela nos cuenta la historia de Jakob Bronsky, un niño judío-alemán que se salvó milagrosamente del Holocausto y que, demasiado tarde, consiguió emigrar junto a su familia a los Estados Unidos. Y digo “demasiado tarde” porque cuando su padre, Nathan Bronsky, tras ser brutalmente apaleado en la Noche de los Cristales Rotos solicitó un permiso de residencia urgente al Cónsul General de los Estados Unidos, todo cuanto recibió fue una frívola misiva en la que se le comunicaba que ya podía armarse de paciencia, pues el visado no lo tendrían antes de 12 años. Ya lo ven: demasiado tarde. Para cuando lo recibieron, la tragedia ya se había consumado.

En el momento en que se desarrolla la trama principal de la novela nos encontramos en el año 1952, Jakob Bronsky ya no es ningún niño, sino un joven emigrante judío que ha llegado hace poco a los Estados Unidos. Todavía traumatizado por sus vivencias del Holocausto, descubre que sólo escribiendo sus memorias podrá recuperar la salud mental. Pero en América no hay nada gratis, y para escribir necesita ganarse la vida. Así es como por medio de trabajos mediocres, a menudo de un solo día, intenta salir adelante ganando unos miserables dólares que le permitan sentarse a la mesa de un roñoso café de inmigrantes y continuar con su obra, un libro que lleva el enigmático título de “EL PAJILLERO”.

Pero no sólo de pan vive el hombre. Está claro que la polla también tiene sus necesidades y, si no se la tiene satisfecha, uno tampoco puede escribir. Pero en Estados Unidos, combatir la abstinencia de sexo también cuesta dinero, y una cosa está muy clara: que ninguna americana decente querrá tener nada que ver con un emigrante vagabundo, marginado y sin dinero.

Esta novela, como otras del autor, tiene una buena dosis de autobiografía. Edgar Hilsenrath nació en el seno de una familia judía de Alemania en 1926. Durante la Segunda Guerra Mundial fue confinado en el gueto de Czernowitz, y en 1951 emigró a los Estados Unidos donde, como Jacob Bronsky, subsistió mal que bien realizando toda clase de trabajos precarios que le permitían dedicarse por la noche a la escritura.

Espero que disfruten de este extraño cóctel que, como diría su protagonista, es para partirse el culo de la risa. Sin embargo, ya lo verán ustedes, tras tanto desenfreno y tanto pitorreo, subyace un profundo dolor.

El libro fue publicado por la editorial Errata Naturae en colaboración con Casa Sefarad-Israel.

2 pensamientos en “El Pajillero

  1. Noemí
    13 junio, 2014 a las 19:24

    El mateix autor va escriure un llibre que va publicar l’editorial Maeva amb el títol “El nazi y el peluquero” (ara per ara descatalogat), del qual hi ha una versió cinematogràfica. Va ser, com aquest, un llibre controvertit, que explica la història de dos amics, Max Schulz, un ari alemany de pell i ulls foscos, i Itzik Finkelstein, un jueu ros d’ulls blaus. Amb el temps, l’alemany Max Schulz es convertirà en un assassí de les SS i dirigirà un camp de concentració, mentre que el jueu Itzik Finkelstein serà assassinat. Un cop finalitzada la guerra, i a fi d’evitar les represàlies, Max Schulz es camufla en la personalitat del que va ser el seu amic jueu, fins al punt que emigra a Israel, on obre una perruqueria i es converteix en un respectable ciutadà israelià. És sens dubte un llibre que dóna molt joc al debat i amb el qual la polèmica està servida!

    https://www.youtube.com/watch?v=oGpmvlNWq8s

  2. Timothy Lovejoy
    15 julio, 2014 a las 22:30

    Está claro que el trabajo no lo encuentras bajo la pezuña de un caballo. Si quieren leer otra novela sobre las amarguras de una familia polaca, lean God bless America de Mark Safranko. Te dan ganas de comer pepinillos y tirar a tu madre por el retrete: http://bookmunch.wordpress.com/2010/09/15/mark-safranko-writes-prose-like-a-champion-pool-player-shoots-eight-ball-god-bless-america-by-mark-safranko/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *