SAY IT IN YIDDISH – El aquí y el ahora en la cultura yiddish


Por

Un judío le dice a otro: -“Me voy a America”. Con lo que el otro le pregunta, -“¿Tan lejos?” y el otro responde: -“¿Lejos de dónde?”. La premisa Lejos de dónde, título de una obra de Claudio Magris, nos plantea las siguientes preguntas: ¿Es el yiddish una lengua en tierra de fantasmas? ¿Una lengua de una tierra que ya no es? ¿O es una lengua de una tierra que sólo reside en un mundo literario? El escritor Michael Chabon se retractó tras escribir de manera sarcástica sobre estas cuestiones en un ensayo titulado Imaginary Homelands. El texto plantea la idea utópica de un “País yiddish”, llamado Yisroel o Alyeska, mientras que, al mismo tiempo, recupera la polémica surgida por el tratamiento humorístico que él mismo dió a una guía para aprender yiddish publicada en los años 60 (precisamente en este ensayo pide perdón a sus autores por su sarcasmo). El ejemplar en cuestión lleva por título Say it in Yiddish (Dover publications, NY 1958) y pertenece a una serie de guías para aprender las frases más prácticas de un idioma cuando se viaja al país en cuestión. De hecho, el viaje es un tema reiterativo y fundamental en la literatura yiddish, y existen numerosas anécdotas relacionadas con él, como por ejemplo la que narra el trayecto en tren de un shnorer (“vagabundo” o “caradura”, en yiddish), que le cuenta a su compañero de viaje que durante la ida el revisor lo miraba todo el tiempo como si estuviese viajando sin billete:

-¿Y tú qué hiciste?

-¿Qué podía hacer? Yo lo miraba como si tuviese billete…

La guía no tendría nada de singular si no fuera porque, teniendo en cuenta el año en el que se publicó, cabe preguntarse, al igual que lo hizo Chabon, a dónde iba a viajar alguien (“for travel usage” nos dice el libro) para necesitar expresiones como פֿליפּלאַץ (“aeropuerto”) o גאָלף (“golf”). Todas estas expresiones podrían incluso parecer chistosas si las pensamos aplicadas en el mundo literario del shtetl (aldea mayoritariamente habitada por judíos) donde nadie se imagina a Tevye (carismático personaje de la obra de Sholom Aleyjem) yendo a jugar a golf, o a Benjamin III (protagonista de una versión en yiddish de El Quijote) necesitando un avión para sus viajes. Esta singular guía de viajes está escrita por el reconocido lingüista y estudioso de la lengua yiddish Uriel Weinreich y su hija Beatrice Weinreich. Nos propone un viaje poético en el que sabemos el país de origen, pero no existe lugar de destino. Sin embargo, existe en ella algo destacable: equipara la lengua yiddish al mismo nivel funcional que lenguas como el inglés, el francés o el italiano. Esta columna quiere dar continuidad a esa misma idea: la reivindicación de esta lengua. De ahí su título: Say it in Yiddish.

Existe, por supuesto, obras académicas sobre el yiddish que reflejan el extraordinario fondo histórico, social y cultural de la lengua. Es el caso de The meaning of Yiddish de Benjamin Harshav, o de Voices from the Yiddish de Irwin Howe y Eliezer Greenberg, por ejemplo. No obstante, Weinreich plantea indirectamente un aspecto singular, cuyo eje inspira este espacio: observar el yiddish desde una perspectiva divulgativa, accesible, que toca la realidad.

yiddish-4

El yiddish es la lengua diaspórica por antonomasia, una lengua en el exilio y, aunque podría haber desaparecido, hoy en día podemos hablar de una lengua viva gracias a nuevas manifestaciones e iniciativas que la mantienen activa. En la actualidad, vuelve a ser hablada entre los jóvenes, analizada en prestigiosas universidades y estudiada en cursos por todo el mundo. Además, sigue siendo objeto de investigaciones en congresos, se escucha en barrios de Jerusalén, y vuelve a estar presente en la vida cultural de Varsovia. Esta realidad actual abona conceptos,del mismo modo que lo hizo el movimiento Bundista en 1897, como el Doikayt (“el aquí”), y el Itztikayt (“el ahora”) de la lengua y la cultura yiddish en nuestro tiempo.

Doikayt y Itztikayt en España

La cultura yiddish en España comienza a conocerse gracias a testimonios que desarrollan una labor intelectual de traducción de grandes obras o confeccionan una gramática del yiddish en castellano.

Existe, sin embargo, una imagen-cliché folklórica del yiddishque no representa de forma precisa su realidad completa. Esa imagen pretende situar al yiddish como un anacronismo propio de tiempos pasados, que no responde a la realidad actual: con una nueva óptica, una nueva fuerza y un nuevo empeño. Esta serie de artículos quieren dar cabida a nuevos aspectos de esta lengua y de su cultura, con el propósito de hacer llegar a los lectores la actualidad del yiddish.

El lector podrá conocer, por ejemplo, las traducciones que se están llevando a cabo en la actualidad en el país, a veces de autores desconocidos hasta hace poco para el lector en español y con un gran valor literario como son David Bergelson o Moyshe Kulbak. También se rescatarán curiosidades bibliográficas escondidas en bibliotecas como, por ejemplo, Neruda y Sutzkever: dos poetas rebeldes escrito por Gershon Sapoznikow y traducido del yiddish al castellano por Yitskok Niborski en 1987. Se recordarán los vínculos con España a través de los corresponsales de guerra de diarios yiddish que llegaron a la península en 1936 para informar de la Guerra Civil. Asimismo, se repasarán los cursos y programas para estudiar yiddish en diferentes institutos y universidades alrededor del mundo. Se detallarán los métodos empleados por estas escuelas, desde los más clásicos a los más utilizados, para el alumno que quiera iniciarse en la lengua o perfeccionar su yiddish. Se expondrán aspectos semánticos: las sincronías de la lengua, las expresiones útiles y los idiomatismos más populares. En definitiva, se presentará al lector la versatilidad que rodea al yiddish, una lengua que viaja del pasado para asentarse en el aquí y en el ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *