Chomsky y el límite de la expresión


Por

A principios de junio de 2013, Clément Méric, un chico de dieciocho años, fue víctima a manos de un skinhead por defender el matrimonio homosexual en Francia. Desde que ocurrieron los hechos, no hay un sólo día en que muchos no dejemos de pensar en él y en todo lo ocurrido. Mentiría si dijera que sé las razones que llevaron a tal crimen… porque ¿qué relación existe entre defender un derecho en una manifestación y acabar perdiendo la vida por ello? Sí creo que tras todo subyace la evidencia de una larga sombra cargada de violencia extrema que envuelve la sociedad en la que vivimos, y se fundamenta en un odio y una agitación que pretenden estar justificados por demasiados años de historia.

Noam Chomsky. Por Jordan Buckner.

Noam Chomsky. Por Jordan Buckner.

El presente esta henchido de ecos que no cesan de recordar oscuras posturas políticas que lejos de ser tomadas en reflexión y cuestionadas, viven en parte de una comunidad que necesita justificar su propia ira individual para convertirla en colectiva. De este modo persiste una propaganda que sobrevive en el fondo de determinados canales de información y se mantienen por intereses, o por ser simples pretextos de negación de los derechos fundamentales del ser humano, no se vayan a romper las tradiciones.

De la misma forma es necesario afirmar que cada vez hay una gran parte de la sociedad que lucha por fomentar los valores democráticos y vivir en un estado más justo y equilibrado.

Detrás de la oposición a la igualdad de la mujer, o del colectivo homosexual a reivindicar sus derechos civiles, detrás del racismo o de cualquier fobia a un colectivo humano, hay como fundamento principal cúmulos de premisas sesgadas que han sido difundidas y respaldadas por poderosos focos de información. Actualmente, se sitúan en plataformas donde toman como objetivo la deformación la realidad, y la incitación a la violencia para defender sus ideologías. Paradójicamente, tienen el mismo derecho a difundirse que las que sólo se limitan a comunicar, sin defender posturas concretas y a transmitir información. Ambas formas son llamadas libertad de expresión.

El debate lo refleja bien las exposiciones de Noam Chomsky en referencia a los medios y a otros canales de comunicación. El conocido lingüista es relevante por sus extensos trabajos en gramática, pero es popular por sus rompedoras declaraciones en política estadounidense, así como su opinión acerca del manejo de información de la prensa y del gobierno de EE.UU. Chomsky es el que denunció el grado de indiferencia de la sociedad occidental respecto a las imágenes de guerra y violencia que nos presentan los medios a diario; éstos han consiguiendo “normalizar”, mediante la repetición a diario de las mismas, conflictos de increíble devastación, mientras disfrutamos de un supuesto estado del bienestar. Ser conscientes de lo que sucede más allá de nuestros límites es completamente necesario, y de agradecer a los reporteros que se juegan la vida por ello, pero cómo se ha logrado que nos acostumbremos al belicismo es preocupante y enfermizo porque se ha llegado a alcanzar un amplio grado de insensibilidad.

Por otro lado, Chomsky no deja de ser un caso paradigmático en relación a sus opiniones, sus apreciaciones oscilan entre la verdad que nadie se atreve a pronunciar y la demagogia que todos quieren escuchar, en algunos casos. Es sin duda un hombre que tras cada declaración que pronuncia existe un fundamento que lo respalda o al menos una argumentación, convirtiéndose en puntos de debate y encuentro entre pensadores y creadores de opinión.

Un momento especialmente interesante del siglo pasado fue su implicación con el “caso Faurisson”. Robert Faurisson fue un profesor universitario, que tras criticar en su juventud el nazismo, después, en su madurez, y reconsiderando fuentes de extrema derecha y pro-palestinas, decidió escribir hacia finales de los años 70, un artículo para una revista y más tarde un libro, llamado “Escritos Revisionistas”, que apuntaban a la negación de los crímenes cometidos durante el Holocausto. No cabe decir que causó un importante revuelo… seguramente porque difundir ese libro era algo semejante a publicar un engaño. Insólitamente, Noam Chomsky, un judío estadounidense, profundamente conocedor de la historia, defendió el derecho de Faurisson a expresarse de tal forma, porque ante todo lo que debe prevalecer es la libertad de expresión, aunque sus opiniones fueran contradictorias, éstas no debían ser censuradas. Y esta declaración es muy correcta, pero entonces ¿dónde está el límite?… ¿a caso esto admite difundir falacias hacia un periodo histórico relativamente reciente, y sobradamente documentado? A través de hechos similares al “caso Faurisson”, la historia se nutre de periodos desafortunados. Lo pésimo es que ésta reincide de forma constante hasta nuestros días. Nos invaden informaciones que recaen hacia una masa de gente que puede creerlos o contradecirlos, tomarlos como dogmas de fe, usando su contenido para justificar una violencia injustificada.

Desde luego en la difusión de información siempre se debería reflexionar acerca de una fantástica frase de Nelson Mandela «Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión».

La verdad es canalizada hacia el mundo de forma constante de diversas formas, siempre dependiendo de quién nos la trasmite. Gracias a valientes pensadores y a un movimiento popular activo se ha fraguado un comienzo de libertad de expresión individual. Hecho que ha repercutido en los medios reflejando toda clase de tendencias. A día de hoy, lo difícil es saber discernir sobre si lo que leemos, vemos o escuchamos, se ajusta a la realidad, se tergiversa, si es información o propaganda, y si todos estos factores constituyen o no “libertad de expresión”.

Un pensamiento en “Chomsky y el límite de la expresión

  1. joan
    13 julio, 2013 a las 23:33

    El texto es lo suficientemente explícito para yo añada algo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *