Bert Stern nos deja un legado de iconos


Por

Marilyn Monroe by Bert Stern ©

Bert (Bertram) Stern (Eastern European Jewish Brooklyn, 3 de octubre de 1929 – Manhattan, 26 de junio de 2013), uno de los mejores fotógrafos de moda y celebridades de la historia, nos abandona esta semana, dejándonos un legado inigualable de iconos e imágenes.

Stern, como muchos hijos inmigrantes de los Estados Unidos, creció viajando y soñando en el imaginario de papel multicolor de los cómics que emergían en esa nueva nación. Como diría él una vez en 1981: “Superman was my only reality of the time” (Superman era mi única realidad de la época). Quizás esa retina infantil impregnada de héroes y vengadores, llenas de color, movimiento y mucha fantasía, marco la fuerza de su objetivo, una cámara que no sólo retrató las más innovadoras y bellas imágenes de las revistas de moda y tendencia, sino que supo captar la esencia y la mirada más introspectiva de las celebridades, como Louis Armstrong (en el documental que dirigió en 1959: “Jazz on a Summer’s Day”), Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor y Truman Capote o Madonna; pero quizás es recordado por los más profanos, por la impactante sesión fotográfica a Marilyn Monroe, absolutamente DESNUDA, los días 24, 25 y 26 de junio de 1962, seis semanas antes de su muerte. Y precisamente, como para hacer honor a ese trabajo exquisito, Bert Stern nos deja un 26 de junio.

Marilyn Monroe by Bert Stern ©

La sesión fotográfica de Marilyn al desnudo fue un delicado trabajo en el que retrató no sólo el estado físico, de triste belleza seductora de la actriz, sino su estado anímico y emocional, devastado por un abatimiento o desconsuelo que pocos supieron advertir. Su sesión fotográfica, de una luz de ensueño, espesa y velada que casi parece poderse tocar, explica de forma directa, sin maquillaje ni filtros, una historia y un grito apagado de salvación, que al igual que la visible cicatriz aún reciente de la operación de vesícula que se había realizado Marilyn, hiere al espectador.

Pero Stern fue mucho más que eso, revolucionó el mundo de la publicidad y las imágenes desde los años 50’, marcando un estilo de elegancia y buen hacer, que junto otros grandes fotógrafos, como Irving Penn y Richard Avedon, muchos intentaron seguir.

Quizás algunos no sepan, pero muchos de nosotros crecimos viajando y soñando en el imaginario de papel en blanco y negro de sus fotografías.

Bert Stern working

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *