SAY IT IN YIDDISH – Un verano en yiddish


Por

A pocas semanas del verano, empiezan los preparativos para aprovechar al máximo las vacaciones estivales. Mientras la mayoría de veraneantes buscan destinos para relajarse, visitar los grandes monumentos de las ciudades más concurridas o enfrentar aventuras, otros buscan otro tipo de experiencias ligadas a lo intelectual. Este es el caso de los que deciden dedicar sus vacaciones a asistir a cursos de lengua y cultura yiddish. La oferta es bien amplia y el programa siempre promete ser intenso e interesante; Por las mañanas clases de lengua y literatura yiddish y por la tarde conferencias, talleres (de música, teatro, cocina o arte), tours por la ciudad, visita a museos, proyecciones de películas y mucho más. Los fines de semana toca excursión a pueblos cercanos. Todas estas actividades se realizan en yiddish (aunque para el nivel principiante suele haber también tours en inglés o francés) para que la inmersión a la lengua sea total. Se pueden encontrar los cursos ya tradicionales que se ofrecen cada año y otros nuevos que se van incorporando. La oferta cada vez es mayor e incluso existen acuerdos entre diferentes programas para poder empalmar uno con otro ampliando así una estancia de tres semanas en seis semanas en dos ciudades distintas. Estos cursos atraen a gente de todo el mundo (Rusia, Israel, Canadá, Argentina, Ucrania, Polonia, Estados Unidos, Japón…) y a alumnos de todas las edades (desde adolescentes a mayores de 70 años) eso sí la lengua común es siempre el yiddish.

Hay que advertir al lector que el programa de inmersión suele ser tan intensivo que en algunos casos, cuando se sale a pasear por las calles de París, e incluso por los mercados de Tel-Aviv, es inevitable que se le escape a uno dirigirse al vendedor en yiddish. En algunas ciudades (como es el caso de Vilnius o Varsovia) incluso uno siente que, a través de la lengua, se está reviviendo y rescatando una parte de la historia de la ciudad. Los monumentos, las placas conmemorativas sobre la historia judía por toda Europa cobran vida con mayor vigorosidad y cogen vigencia cuando algo tan tangible y volátil como es la lengua, da vida a esa historia.

En este artículo se plantea un repaso por algunos de los cursos con mayor o menor tradición, pero que estarán presentes en este verano de 2017. Una buena manera de pasar las vacaciones e introducirse o ampliar conocimientos de la lengua yiddish.

 

Europa

Vilnius

Es uno de los cursos más emblemáticos y conocidos sobre todo por lo que representó ser la ciudad para la cultura yiddish. Vilnius, la llamada Jerusalén del norte, fraguó movimientos literarios como Yung Vilne y fundó en 1925 el Instituto YIVO  “Yiddisher visnshaftlekher institut” (Instituto científico del yiddish). A raíz de la Segunda Guerra Mundial el instituto YIVO, hoy en día conocido como Institute for Jewish Research (Instituto para la Investigación Judía), pasaría a su nueva ubicación en Nueva York. El programa intensivo de verano cuenta con profesores de renombre y los tours en yiddish por la ciudad de la mano de Fania Brantsovsky son una joya. Fania es una mujer de 95 años, de baja estatura y con unas facciones fuertes. Superviviente del gueto de Vilnius y miembro de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, se ha encargado durante años de la biblioteca del Vilnius Yiddish Institute. Visitar las calles de Vilnius bajo sus indicaciones y sus anécdotas es verdaderamente una experiencia única. Del barrio judío no queda apenas nada, sus palabras en yiddish dan vida a las placas conmemorativas que se van encontrando por toda la ciudad. Es uno de los cursos más recomendables.

http://judaicvilnius.com/

Varsovia

Varsovia es una de las ciudades donde a finales del siglo XIX y principios del XX se constituyó como la cuna de la cultura yiddish. Desde I. L. Peretz a Isaac Bashevis Singer pasearon por sus calles. Y aunque es difícil ver hoy en día la huella del yiddish en la ciudad, la visita al museo Polin le pone a uno al día de lo que la cultura judía representó para la ciudad. La tradición de teatro yiddish en Varsovia fue fundamental para su desarrollo y hoy en día cuenta con un teatro donde aún representan obras en yiddish. El taller de teatro en el curso de verano impartido por Rafael Goldwaser, generalmente instalado en Estrasburgo, es altamente recomendable.

http://jidyszland.pl/en/letnie-seminarium/

Bruselas

El curso de Bruselas se ofrece cada tres años. Es un convenio con la Maison de la culture yiddish de París y el Lufteater de Estrasburgo. El año pasado se realizó en Estrasburgo y el próximo año 2018 se hará en París. Suelen impartir las clases los mismos profesores. Mientras los programas de Estrasburgo y Bruselas son de dos semanas, el programa de París es de tres semanas. Estos programas suelen contar con la presencia del profesor Yitskhok Niborski, reconocido como uno de los mejores profesores de yiddish hoy en día.

http://www.ulb.ac.be/facs/philo/judaisme/index-8.html

Berlín

Es el primer año que ofrecen este curso en Berlín. Lo organiza la Maison de la culture yiddish de París. Berlín fue una ciudad que, aunque nunca se estableció como un punto referencial para la cultura yiddish, sí tuvo un importante papel en su desarrollo. En Berlín es donde se fraguó la idea de la creación del YIVO que luego se decidió establecer en Vilnius por lo que dicha ciudad representaba. En la biblioteca del Museo Judío de Berlín se pueden consultar los números de la revista Milgroim publicada en Berlín por los años 20 íntegramente en yiddish y en la cual participaron escritores de renombre en esta lengua como Moishe Kulbak, Der Nister o David Bergelson, entre otros. Berlín tiene, además, una ventaja: al ser una ciudad de lengua alemana, es probable que en la calle puedan a entender a un alumno que hable yiddish.

http://www.yiddishweb.com/en/14-08-01-09-summer-program-in-yiddish-language-and-literature-in-berlin/

Londres

El programa de Londres es un programa donde la música adquiere un gran protagonismo y donde muchas de las clases son impartidas por grandes músicos y profesores con gran reconocimiento en el mundo de la música yiddish. Visitar Londres es visitar a su vez aquella ciudad por donde pasaron más de dos millones de emigrantes judíos antes de partir para otros destinos como América del Norte o del Sur. Muchos decidieron establecerse en Londres, en el East End, más concretamente, creando un frente de referencia para la lucha en favor de la lengua yiddish. Muchos escritores narraron la experiencia yiddish en Londres, como, por ejemplo, en uno de los capítulos del libro Motl Peyse dem khasn de Sholem Aleikhem donde sus personajes al entremezclar el yiddish con el inglés los lleva a confusiones y situaciones esperpénticas creando diálogos cómicos donde la palabra fayfn (“silbar” en yiddish, y algo no muy bien visto), por ejemplo, se confunde con el five (“cinco” en inglés).

https://www.jmi.org.uk/event/otazoy2017/

Israel

Tel-Aviv

Representa uno de los programas más intensivos del verano. Ya lo señalan en su presentación (absténganse de hacer turismo, no habrá tiempo). A diferencia de los otros programas, generalmente cursados en institutos de yiddish, este programa se ofrece en la Universidad de Tel-Aviv. Cuenta con profesores venidos de diferentes partes del mundo y con un fuerte programa de conferencias con reconocidos investigadores como David Roskies o Jan Schwartz. El programa lo dirige Abraham Novershtern, quien es también director de la Bet Sholem Aleikhem en Tel-Aviv y profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalem.

http://www.naomiyiddish.tau.ac.il

Estados Unidos

Nueva York

En Nueva York encontramos uno de los programas más reconocidos e intensivos por su larga duración de seis semanas. A su vez, es por ello uno de los programas más caros (cuentan con ayudas económicas para estudiantes internacionales). Fue fundado en 1968 e impartía sus clases en diferentes universidades de Nueva York, desde 2014 cuenta con un espacio propio que comparte ubicación con el Museo de Historia Judía de la ciudad. Nueva York es sin duda una de las ciudades donde la emigración judía de habla yiddish tuvo mayor impacto. En esta ciudad, en los inicios del siglo XX, se vio nacer innovadores movimientos poéticos en yiddish y se acogió a escritores de renombre como Isaac Bashevis Singer. También contó con una larga tradición teatral en yiddish cuyas obras y actores llegaron a dejar huella en Broadway. Es un programa muy recomendable para aquellos que se dediquen a la investigación ya que, a su vez, pueden acceder a los archivos de la biblioteca YIVO, uno de los más grandes del mundo de literatura y cultura yiddish.

https://summerprogram.yivo.org/home

Nuevo Hampshire

Este programa llamado Yiddish Farm es una alternativa perfecta para aquellos que quieran alejarse de las aulas e irse directamente al campo. Es un programa que entiende el aprendizaje de la lengua a través de la experiencia, aprendiendo los nombres de aquello que se va viendo alrededor de uno mismo. Un programa original y alternativo donde la inmersión es absoluta al estar conviviendo todos en un mismo lugar en formato de comuna. Es un programa recomendado especialmente para aquellos que les guste alejarse de las grandes ciudades y tomar contacto con la naturaleza.

https://yiddishfarm.org/programs/2017-yiddish-farm-summer-program/

Amherst

Este programa ofrecido por el Yiddish Book Center, es conocido principalmente por fomentar la cultura y la lengua yiddish entre las nuevas generaciones, aunque ofrecen también cursos para todas las edades. Dentro del programa ofrecen un festival de música llamado Yidstock, (que vendría a ser el Woodstock del yiddish) donde se entremezcla música klezmer y la música actual en yiddish. Es muy recomendable visitar sus instalaciones donde albergan una de las mayores colecciones de libros yiddish en todo el mundo. El fundador del centro, Aaron Lansky, empezó su recopilación de libros yiddish siendo un estudiante universitario y viajando por todo Estados Unidos con una furgoneta para recoger los libros en yiddish que habían sido tirados a la basura o que le donaban sus dueños personalmente. La bella historia de esta organización dedicada a la recuperación del libro yiddish la ha llevado a convertirse en la mayor biblioteca digital del libro yiddish gracias a las donaciones del cineasta Steven Spielberg. Un centro que es sin duda alguna la referencia actual para el lector de yiddish.

http://www.yiddishbookcenter.org/educational-programs/steiner-summer-yiddish-program/about-steiner-summer-yiddish-program

El Shabbes tish

Cuando llega el viernes por la tarde el alumno de yiddish respira una mezcla de satisfacción, por todo el trabajo y el conocimiento adquirido de la semana, y a su vez una extraña placidez al saber que al día siguiente encontrará ese merecido descanso. Se vaya al programa que se vaya, lo más recomendable sin duda alguna es el sagrado shabbes tish, que todos los programas ofrecen. Es el momento donde se reúnen todos los compañeros y maestros para comer juntos, cantar en yiddish y celebrar el shabbes. Es en este ambiente de calidez y jovialidad donde uno es consciente de que aprender una lengua no eso solo recoger y sembrar semillas, sino que también es una celebración: celebrar la vigencia y la continuidad de la lengua yiddish.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *