Salam Shalom Barcelona


Por

Vuelvo a proponeros, esta vez en español, la entrevista que conduje el año pasado con Armin Langer, cofundador y coordinador de la iniciativa “Salaam Schalom” de Berlin, y que salió aquí en Mozaika en inglés en enero de este año.

Cuando publiqué la entrevista la primera vez, no lo hice con el puro propósito de informar: quería llamar la atención sobre una realidad – la del aislamiento, la estigmatización y la alienación mutua entre judíos, musulmanes y otras minorías, y entre minorías y sociedad mayoritaria – que no se produce sólo en Alemania, sino en toda Europa, y deseaba estimular de esta manera una movilización aquí en Barcelona que siguiera las huellas del colectivo judío-musulman de Berlin, un modelo de lucha contra la fragmentación social en compartimentos estancos y de empoderamiento de las minorías a través de la unión.

De hecho, poco después de la publicación del artículo, con Euroarab (red de investigadores y profesionales europeos y árabes) y Mozaika nos movilizamos, y fundamos Salam-Shalom Barcelona. Vuelvo a publicar esta entrevista, pues, para celebrar el proceso que desencadenó, y para anunciar la meta importante que estamos a punto de conseguir como grupo recién nacido.

Los pasados nueve meses fueron marcados por encuentros y talleres en que nos conocimos mejor y empezamos a darnos a conocer, ampliamos el equipo organizador, establecimos objetivos, futuras actividades y campos de accion del grupo. Este recorrido nos llevó a la organización de nuestro primer gran evento, que tendrá lugar en pocos días, el 11 de octubre. Celebraremos el año nuevo musulman y judío (R’as as-Sana/Rosh HaShana), que este año cayeron en la misma fecha, el 21 de septiembre. Será una velada conjunta con música en vivo y comida típica de ambas tradiciones, tanto kosher como halal. Con este evento coronamos un camino hecho hasta ahora, y queremos darle un impulso a nuestra iniciativa, para que siga con más personas, más fuerza y más ideas.

Aquí va entonces la entrevista con Armin Langer (que tras el atentado del 17A y la consiguiente ola de islamofobia en Catalunya, y tras el triste éxito de la AdF en las ultimas elecciones federales alemanas, es más actual que nunca).

 


 

Conocí a Armin el verano pasado en una beach party. Una “fiesta playera” muy peculiar, ya que no había DJs, ni jugadores de voleibol bronceados, ni cócteles con sombrillas, y ni siquiera habia playa. Se llevó a cabo en el corazón de Berlín, en el Pariser Platz, justo en frente de la puerta de Brandeburgo. Había mujeres musulmanas en hijab dando discursos a través de megáfonos, chicas en bikini, gente con juguetes de playa y carteles diciendo: “Dejad de colonizar los cuerpos de las mujeres” y “No disfracéis vuestro racismo de feminismo”. Estábamos en una Beach Party contra el racismo, una manifestación organizada por la Salaam Schalom Initiative de Berlin en respuesta a la prohibición de llevar burkinis en varias playas en Francia en el verano de 2016, y una protesta en general contra el escrutinio cada vez mayor impuesto sobre la vestimenta de las mujeres por la opinión pública europea. La iniciativa Salaam Schalom es un grupo creado en 2013 en Berlín por jóvenes musulmanes y judíos y sus aliados para promover la solidaridad entre las minorías.

Me enteré del colectivo berlinés en ocasión de la Lange Nacht der Religionen (Noche Larga de las Religiones) de la capital alemana en 2015. En la hermosa Mezquita Sehitlik, asistí a su taller sobre el uso del velo en el Islam y en el Judaísmo. Desde entonces empecé a seguir las inspiradoras actividades de la iniciativa Salaam Schalom por el internet, y pronto me di cuenta de que era casi imposible no encontrar constantemente información sobre Armin Langer, cofundador y coordinador de Salaam Schalom. Armin es un judío húngaro que vive en Neukölln, un barrio multicultural de Berlín, donde se trasladó en 2012 para asistir a un seminario rabínico. Trajo consigo su incesante llamado a la acción social. El “enfant terrible de las comunidades judías”: así lo etiquetó la revista online neukoellner.net por criticar abiertamente el establishment judío y denunciar las desigualdades sociales en Alemania. Después de escribir el polémico artículo Muslime sind die neuen Juden (“Los musulmanes son los nuevos judíos”), fue expulsado de sus estudios rabínicos.

Después de nuestro encuentro en aquella Beach Party, estaba esperando mi próximo viaje a Berlín para tener la oportunidad de entrevistarlo, pero cuando me escribió un par de meses después diciendo que iba a venir un par de días a Barcelona, aproveché el día. Hablamos de su autobiografía recientemente publicada, Ein Jude en Neukölln (“Un judío en Neukölln”), la Iniciativa Salaam Schalom, de islamofobia y antisemitismo, tomando café en la Plaza de Joan Coromines en el Raval.

V: El desencadenante de la fundación de la Iniciativa Salaam Schalom fue una declaración emitida por el Responsable de Antisemitismo de la comunidad judía de Berlín, Daniel Alter, después de haber sido asaltado en 2012 por cuatro “hombres de aspecto árabe”, ¿verdad?

A: Correcto. Alter dijo en 2013 que Neukölln es un área de riesgo para los judíos debido a la gran cantidad de musulmanes que viven en el barrio. Pero la cosa es que hay menos ataques antisemitas cometidos en ese barrio que en otros barrios de Berlín! Hay incluso una sinagoga ortodoxa en el norte de Neukölln, y miles de jóvenes israelíes que se mudaron a Berlín en los últimos cinco años y que hablan hebreo en la calle, y la convivencia funciona bien.

V: ¿Así que la reacción de Alter fue de puro alarmismo? ¿Qué tan seguros están los judíos en Alemania?

R: Bueno, no es una situación en blanco y negro. Uno pensaría que los alemanes aprendieron la lección del Holocausto, y que el antisemitismo habría desaparecido por completo después del asesinato en masa, pero por supuesto esto no sucedió. Según un estudio del Bundestag (Órgano constitucional y legislativo alemán) del año 2012, un quinto de la población alemana todavía cree en clichés antisemitas. Es mucha gente! Y cada año se producen 1.500 incidentes antisemitas en Alemania. Pero hay un hecho crucial, y es exactamente el punto de la cuestión: del 95 al 98% de todos estos ataques son cometidos por extremistas derechistas alemanes, y no por musulmanes o inmigrantes!
Uno de los principales mensajes de la iniciativa Salaam Schalom es que el antisemitismo no sólo prevalece entre las comunidades musulmanas o inmigrantes, sino en cada segmento de la sociedad alemana, y debe ser abordado como un problema de todo el país.

V: Sí. Declaraciones como la de Alter terminan estigmatizando a un grupo específico de personas, en este caso a los musulmanes, y debemos ser muy cuidadosos con eso.

R: Ya, y también me parece problemático cuando un vecindario es estigmatizado como un vecindario musulmán o migrante, sólo por su mayor porcentaje de población musulmana. De todos modos, la idea de que estos lugares sean de riesgo para los judíos es un leitmotiv entre los representantes del establishment judío. Incluso el presidente del Consejo Central de los Judíos de Alemania, la mayor organización judía en Alemania, que representa casi la mitad de los judíos del país, dijo que los judíos deben evitar los barrios “de migrantes”. Dijo esto sin siquiera consultar con los judíos que viven en estas áreas supuestamente “peligrosas”. Esta actitud le sirve a la extrema derecha, porque difunde la imagen del musulmán como antisemita, chovinista, machista y homofóbico, básicamente una amenaza potencial para la democracia. Por supuesto, la integración de los migrantes representa un reto para nuestra sociedad, pero el alarmismo y la estigmatización ciertamente no ayudan a resolverlo. En realidad diría que es provocan justamente lo contrario, son absolutamente contraproducentes, especialmente para los judíos, los gays o las mujeres que viven en estos barrios “musulmanes”!

V: Una tesis muy interesante y controvertida en tu autobiografía Ein Jude en Neukölln es que los judíos hoy en día son parte integral de la corriente principal, y ya no son la minoría oprimida. Esta posición tuya no atrajo precisamente las simpatías del establishment judío alemán y finalmente te ganó la expulsión de tu seminario rabínico. ¿Qué nervio has tocado allí?

R: De acuerdo con la narrativa sionista de derecha, un judío no puede ser parte de la corriente principal en Europa, porque el único país donde se supone que un judío forma parte de la mayoría es Israel. A través de mi plena integración en Alemania y mi compromiso con los movimientos sociales estoy contradiciendo esta narrativa. La mayoría de las voces judías establecidas como el Consejo Central de los Judíos en Alemania hacen eco a la narrativa oficial del Estado de Israel.

A menudo tengo la sensación de que a pesar de que estén físicamente en Alemania, en su alma y sus mentes en realidad están en el estado de Israel. Y aquí reside, en mi opinión, el gran desafío para los judíos europeos: darse cuenta de que una vida judía plena es posible en Europa. Por supuesto, no siempre es fácil; el antisemitismo no ha desaparecido, como he dicho antes, pero esto no significa que la vida judía no sea posible, y no me canso de repetirlo en voz alta, y eso es lo que me causa tantos problemas.

Y que quede claro, no tengo absolutamente nada en contra del estado de Israel en sí; sólo quiero desconectar mi identidad como judío del Estado de Israel. Cuando Netanyahu se proclamó primer ministro de todos los judíos del mundo frente al Senado de los Estados Unidos, realmente sentí ganas de decirle: “Hey Bibi, lo siento, pero no es así! Eres el primer ministro de todos los judíos israelíes, de todos los palestinos israelíes, y ya está. ¡No tengo un primer ministro, tengo una canciller, y su nombre es Angela Merkel!

V: Me gustaría saber más sobre el judaísmo que promueves en Europa.

R: Es un judaísmo socialmente activo, que se abre al otro, y que no tiene miedo de mostrarse. Por cierto, la mejor manera para nosotros judíos de luchar contra el antisemitismo es ser abiertos sobre nuestro judaísmo. He descrito los rasgos de este Judaísmo moderno y emancipado en detalles en mi libro, citando muchos pasajes de fuentes rabínicas y bíblicas.

Los judíos fueron oprimidos a lo largo de la historia en Europa; no teníamos derechos civiles, en los mejores casos nos toleraban. Pero esto cambió después del Holocausto y especialmente en las últimas décadas, y el hecho de que hasta la extrema derecha promueva una vida pacífica para los judíos en Europa demuestra que son oficialmente parte de la corriente principal europea. Y va aún más lejos, la lucha contra el antisemitismo se convirtió en una razón de ser en Alemania, y esto es bueno! Desafortunadamente es el único tipo de racismo que el estado combate oficialmente. Desearía que hubiera el mismo compromiso en favor de los derechos de otras minorías también; que la lucha contra la islamofobia fuese considerada tan importante como la lucha contra el antisemitismo y que no sólo los judíos eran considerados como parte del cuerpo europeo, sino también los musulmanes y todos los demás grupos religiosos. Uno de los objetivos principales de nuestra iniciativa es precisamente abordar esta situación de desigualdad.

V: Es una tarea fundamental, ya que la igualdad está lejos de ser alcanzada. Me inquietó bastante descubrir en tu libro que el actual discurso islamofóbico en Alemania refleja el discurso antisemita del siglo XIX. La historia se repite descaradamente, y sufrimos de pérdida de memoria, como de costumbre. ¿Qué hace la iniciativa Salaam Schalom para sensibilizar a la población sobre este tema?

R: Bueno, plantear el paralelismo que mencionaste y hacer que la gente reflexione sobre él es una gran parte de la misión. Es fundamental demostrar que los dos discursos utilizan exactamente los mismos argumentos; la única diferencia es que la palabra “judío” ha sido reemplazada por la palabra “musulmán”. Muchos intelectuales alemanes del siglo XIX (Kant, Herder, Humboldt, etc.) pensaban que el judaísmo era una religión primitiva, que es exactamente lo mismo que la AFD (Alternativa por Alemania) afirma sobre el Islam. Si echas un vistazo a la agenda política de este partido encontrarás que la prohibición de la circuncisión, de las matanzas rituales, de las burkas, etc. encabeza la lista. Hacemos muchas actividades de sensibilización: damos charlas, vamos a las escuelas, organizamos discusiones con académicos, policías, periodistas y otros grupos profesionales. También tenemos un Media Watch, lo que significa que siempre tenemos un ojo en lo que los medios de comunicación publican, y si encontramos un artículo sesgado, procuramos de poner las cosas en orden públicamente. Por ejemplo, hace algún tiempo escribí un artículo para Die Zeit en el que denunciaba la representación desigual de judíos y musulmanes en la narrativa principal. Lo hice en respuesta a un episodio en el que me involucré con un amigo musulmán mío: nos entrevistaron juntos, y en la publicación se le describió simplemente como “amigo de Armin Langer”. En general, abordamos estos temas todo el tiempo y nunca dejamos de hablar de ello, en ningún contexto, ya que usamos todos los medios posibles para difundir la palabra.

V: El lema de la iniciativa de Salaam Schalom, We refuse to be enemies (“nos negamos a ser enemigos”) es vuestra respuesta a un cierto tipo de discurso que está haciendo todo lo posible para dividir los intereses de las minorías…

R: Sí, nuestra cohesión irrita la extrema derecha, que está tratando de hacer que los judíos y la comunidad LGBT sean sus aliados contra los musulmanes. Creemos que tenemos que apoyarnos los unos a los otros como minorías, porque si hay algo que la historia nos ha enseñado es que hoy podría ser otro el que está siendo oprimido, discriminado, victimizado, pero mañana podría ser yo. Tenemos también muchos miembros no judíos y no musulmanes en nuestro grupo, por supuesto, su apoyo es muy importante. Nuestro mensaje ha inspirado a muchas personas en los últimos años, ahora incluso tenemos capítulos en Copenhague, Hamburgo y Budapest, y esperamos que pronto habrá más iniciativas de Salaam Schalom en otras ciudades europeas.


[+]

Contacto Salam-Shalom Barcelona: salamshalombarcelona@gmail.com

Grupo de facebook de Salam-Shalom Barcelona:

https://www.facebook.com/groups/1941800826052231/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *