Revoluciones y otras aventuras


Por
El centenario de la Revolución Soviética no sólo marca un antes y un después en la historia universal: es -también- una de las claves de las utopías y desencantos de mi generación. ¿Cómo olvidar el octubre-noviembre del sesenta y siete, al celebrar cincuenta años del triunfo revolucionario, cantando, puños en alto, la Internacional en las calles porteñas, desafiando al Onganiato? De este tormentoso siglo nos quedan tanto el sueño libertario, el heroísmo del Ejército Rojo, como la pesadilla del terror estatal stalinista y tantos otros fracasos y traiciones.

 

Las antinomias y contradicciones, los avances y retrocesos, la inconmesurable grandeza y la degradante miseria, Rasputin y Tostoi, Lenin y Kerensky, Stalin y Trotsky: todo el universo, previo y
posterior al Gran Octubre, trasciende las fronteras de la mitológica Rosia Matushka -Madre
Rusia-y se parecen concentrar en nombres y momentos, cápsulas de una época mayor.

Uno de esos nombres es Mania Shojat (Manya Wilbushevitz Shochat). Uno de esos momentos
es mayo de 1921.

El Primero de Mayo de 1921, desde Yafo (Jaffa), un grupo de militantes judíos del Partodo de los Obreros Socialistas (Mifleguet HaPoalim HaSotzialistim) marcharon en manifestación, rumbo a Tel Aviv. Vecinos árabes de Yafo, incitados por la propaganda antisionista y anticomunista de la dirigencia local, atacaron la Casa del Pionero, albergue de inmigrantes judíos, cercano al Hospital Francés, asesinando a quince e hiriendo a decenas de residentes. Algunos agentes policiales árabes, dependientes del Mandato Británico, en lugar de acudir en socorro de las víctimas, facilitaron la masacre.

Sello en honor a Mania Shojat, Israel, 1970.

Lo cierto es que el autor del disparo contra el policía Taufik Bak Al Said, no pudo ser apresado y el episodio permanece hasta hoy en las sombras del misterio. La comunidad judía de Palestina sostuvo que Taufik fue asesinado por árabes, deseosos de vengar su traición por servir, como oficial, al colonialismo inglés. Pero, ya constituido el Estado de Israel, se produce un giro en relación a los hechos: Mania Shojat, el 25 de agosto de 1951, declara que, conmovida por la masacre de Yafo en 1921, denunció inmediatamente a Taufik ante las autoridades británicas, y, ante su negativa a actuar, decidió la venganza.

Cabe destacar que Ben Gurión, figura clave en el liderazgo sionista y en la esfera laborista, condenó energicamente aquella acción de represalia. A la postre, la versión de Mania Shojat resultó ser equivocada: Taufik Bak Al Said no fue el policía árabe que tuvo participación en aquella matanza; el oficial responsable fue otro y aquel error de identificación condujo al “Kibutz Secreto” a asesinar a un inocente. Pero ¿quien era Mania Shojat, cuyo nombre quedó grabado en éste y otros muchos momentos de la historia del sionismo y del movimiento obrero en Palestina?

En noviembre-diciembre del año 1893, con apenas quince años, Mania Shojat abandona su hogar en Rusia y se traslada –vestida de varón- a Lodz, resuelta a trabajar en aquella orbe industrial y realizar su sueño proletario. Otra versión indica que Mania comienza su labor como agitadora revolucionaria en Minsk, influida por la Unión de Trabajadores Socialistas Judíos, Bund. En 1899, en una imprenta, es detenida y encercelada: durante su cautiverio, la militante conoce a Zubatov, jefe de la policía zarista, que le propone la libertad a cambio de abandonar el activismo político y dedicarse al campo sindical, exento de ribetes revolucionarios…En 1901 Mania Shojat funda el Partido Obrero Judío Independiente, organizando huelgas en Minsk y Odesa. En 1904 visita Palestina y –entusiasmada por los experimentos de cooperativismo campesino- resuelve radicarse y no regresar a Rusia.

Al cabo de tres años -1907- Mania viaja a Europa a efectos de conocer otras experiencias de cooperación agraria. Al volver a Palestina, se une a los fundadores de la autodefensa judía. El imperio otomano, gobernante en Palestina, resuelve enviarla al exilio. A su regreso, a término de la Primera Guerra Mundial, Mania Shojat se convierte en uno de los ejes de la conducción política sionista socialista: se integra al Kibutz Kfar Guiladí; promueve, asimismo, la creación de la Central Obrera (Histadrut).

En 1920 cristaliza otro proyecto: la Legión del Trabajo (Gdud Avodá), para sostener el carácter autónomo del socialismo pionero y sus recursos defensivos en la consolidación de la presencia judía en Palestina. Estas iniciativas perpetuan su nombre en aquella etapa fundacional, pero lo que muchos, em el mundo judío –e inclusive en Israel- no conocen es el rumbo revolucionario que Mania trató de imprimir en las filas del socialismo sionista: en 1930 se cuenta entre los fundadores de la “Liga de Cooperación Judeo- Arabe” y de un “Grupo Obrero Sionista-Círculo Marxista“.

En 1948, con la creación del Estado de Israel, Mania Shojat se pliega al Partido Obrero Unificado (MAPAM), que –por aquel entóncesbregaba por un socialismo marcadamente inspirado en la interpretación soviética de las tesis de Marx y Lenin. Hoy, en la era de la posverdad, es difícil recuperar la intensidad vivencial de aquellas épocas, cuando la convicción ideológica era un credo absoluto; o, a la inversa, podemos, ahora, entender mejor el espíritu rebelde que animaba a las primeras olas de pioneros sionistas, arribados a Palestina en los años de la Primera Guerra Mundial y la Revolución de Octubre.

A nosotros, a las generaciones posteriores, maestras en desilución, nos falta el hechizo de Mania Shojat, pero, aun así, nadie podrá borrar aquellas tardes en el cine Lorraine, cuando juramos, con los marinos de Odesa en “El Acorazado Potemkin”, vencer a los cosacos del Zar…

 


 

[+]

Artículo publicado en el número # 993 (Noviembre/Diciembre 2017) del periódico argentino Nueva Sión. Con los que iniciamos una, esperamos, prolífica colaboración.

Un pensamiento en “Revoluciones y otras aventuras

  1. Ana Lia
    10 enero, 2018 a las 18:42

    Mil gracias! Moty no conocia el caso, me encanto que lo transmitieras y me conmovo mucho!!

    Un abrazo grande! Ana Lia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *